nuesto único delito es pensar diferente

La mujer es lo más bello que nos dió la creación, arte en toda su pureza, poesía y pasión, y es nuestra forma de rendirle homenaje.
En el Vuelo de la Esfinge, PORNO NO HAY NI VA A HABER, todo va a ser siempre muy cuidado y con mucho nivel. Si gusta bien, y si no, que no pasen más por acá. Puede que alguno no conozca la DIFERENCIA entre EROTISMO y porno, que revise en libros y en google, que hay mucha bibliografía al respecto.

RENACIMIENTO II

Una Esfinge avanzando a través del mar del espacio-tiempo impulsada por la Energía de la Improbabilidad Infinita

nuesto único delito es pensar diferente

sábado, 28 de mayo de 2011

Fromuz - Overlook - 2008

Muchas palabras sobre este grupo no me quedan, asi que vamos a usar las de un Blog primo:

Blog de J.C.Alonso (musical) (click en el nombre para entrar a su Blog)

"...Este disco es de lo más fascinante que he escuchado nunca.
Se me agolpan las ideas y no sé por dónde empezar.

Pues empezaré por la procedencia. Son de Uzbekistán, que es un país que existe, y si no miren un mapamundi. Linda con Turkmenistán, Kazakhstán, Kyrgystán, Takikystán (que también existen) y Afghanistán. Vamos, la meca de la música moderna (es broma).

El estilo es un metal progresivo instrumental al estilo de Indukti, no tan espeso ni tan metálico pero sí más rayante e hipnotizante.

Las composiciones son de una complejidad extrema, es dificilísimo de escuchar. El disco consta de 5 piezas que van de los 10 minutos a los 17, todas con estructuras imposibles y partes muy diferenciadas enlazadas magistralmente. Los instrumentistas son buenísimos pero no hay demasiado virtuosismo, se lucen de otras muchas maneras.

Para hacernos una idea de lo rayante que es sólo hay que escuchar un trozo que 4 minutos que hay en el primer corte, del minuto 8 al 12 aproximadamente. Me descoloca un poco, no lo acabo de ententer, es lo único que no me convence de todo el disco.

El segundo tema es el más escuchable, tiene una parte muy tranquila con un bonito solo de guitarra, otra con estilo jazzístico en compases de 7 tiempos bastante animada, otra muy metálica y densa con un sonido muy potente, y otra con un solo de teclado muy dulce con sonidos de vocoder de fondo, entre otras cosas.

Pero para saber hasta qué grado llega la complejidad de este disco es preciso escuchar el tercer corte. Aquí se riza el rizo hasta arrancarlo. Los compases son una locura, nunca había escuchado algo así. Hay series de 5 compases de 5 tiempos seguidos de uno de 7 (¿se le puede llamar a esto compás compuesto de 32 tiempos? no creo), intercaladas con pequeñas partes a 4 tiempos, trozos intermedios que mantienen los compases de 7 tiempos, otras partes que no tengo ni idea de lo que hacen, vuelta a esas extrañas series imposibles de seguir si no vas contando... y todo enlazado de una manera que no te das ni cuenta.

Hay partes lentas y suaves que recuerdan a Pink Floyd, partes muy duras y metálicas y partes en las que lo de menos es el sonido. Una auténtica joya, una locura que puede pasar totalmente desapercibida si no prestas toda la atención, pero si lo haces te atrapa y se hace dueño de ti hasta que acaba, y lo hace con unas ligeras notas de piano muy relajantes que invitan a desconectar el cerebro.

Lo que es imposible si sigues escuchando el disco.

La cuarta empieza con una rayada tremenda, pero lo más interesante es una parte a compases de 7 tiempos con un coro de voces pasadas por vocoder con mucho eco que van cantando una melodía sin letra (badabadá), le sigue un trozo que intercala dos tipos de compases diferentes que si no sigues con la mayor atención te pierdes sin remedio hasta que acaba, y después un vacileo al más puro estilo thrash, después vuelve a esos compases intercalados pero a un ritmo mucho más lento, que te ayuda a descifrar el anterior... otra locura.

Para acabar la más larga, una pieza tétrica, por momentos cargada de electrónica, con un aire gótico, con un final al que quizás le sobren algunos minutos.

Maravilloso.
Indescriptible.

Hay que escucharlo para saber lo que es. Pero con mucha atención, sólo así puedes entender de alguna manera cómo están compuestas estas obras (me resisto a llamarlas canciones). Fromuz llegan al extremo más extremo de la definición de rock progresivo, son la complejidad en grado máximo sin dejar de lado la melodía, el sonido depurado y el buen gusto.

Lo recomendaría, pero no sé a quién, no es música para cualquier oído. Pero seguro que hay por ahí muchos melofrikis como yo dispuestos a complicarse la vida escuchando algo así, y a hacer un esfuerzo de atención para sacarle el jugo hasta la última gota.

Gracias Melómano por estas aportaciones, que hacen que el acto de escuchar música no sea algo secundario, algo que acompaña a otra cosa, que llena huecos.

Esta música eleva el acto de escuchar a la categoría de arte.

No exagero.
Bueno, quizás un poco sí.
Es que soy así...."

Yo también agradezco a Melómano, me hizo descubrir otra categoría de músicos...
para mí, parafraseo a un colega de prgarchives, lo mejor es el tercer tema, Crashmind:

"..."Crashmind" hizo eso desde el principio: me reventó el cerebro.
Locura crimsoniana, un martillo, guitarra agresiva, mientras transcurre, me doy
cuenta que me sorprende menos de lo que creía. Está bueno, aunque no es nuevo,
ni muy fuerte, ni muy tranquilo... esperaba más.

Sólo van 4 minutos, puede mejorar. Mejora a los 5, con ese martillo nuevamente
taladrando el silencio, acompañado de la bataca. Leeeendo.
Je, siete minutos y es diferente. Crescendo, crescendo, guitarra y teclado juntos,
drama

(típico pasaje "que mierda estás escuchando???". Música, es la respuesta)..."

acá se los dejo a un play de distancia:

Tracks
1. Stone Salad (15:17)
2. Other Side Of The Water (14:09)
3. Crashmind (10:51)
4. 13th August (11:53)
5. Return To W.I.T. (17:00)

Músicos:
Andrew Mara-Novik: bass
Vitaly Popeloff: guitars
Albert Khalmurzayev: keyboards
Vladimir Badirov: drums & percussion

2 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Un guiño enorme desde España.

adriana dijo...

a verrrrrr...