nuesto único delito es pensar diferente

La mujer es lo más bello que nos dió la creación, arte en toda su pureza, poesía y pasión, y es nuestra forma de rendirle homenaje.
En el Vuelo de la Esfinge, PORNO NO HAY NI VA A HABER, todo va a ser siempre muy cuidado y con mucho nivel. Si gusta bien, y si no, que no pasen más por acá. Puede que alguno no conozca la DIFERENCIA entre EROTISMO y porno, que revise en libros y en google, que hay mucha bibliografía al respecto.

RENACIMIENTO II

Una Esfinge avanzando a través del mar del espacio-tiempo impulsada por la Energía de la Improbabilidad Infinita

nuesto único delito es pensar diferente

jueves, 18 de noviembre de 2010

Anima Mundi - Septentrion - 2002

Cuando escuchamos grupos como estos nos damos cuenta lo vivo que se mantiene el prog.

Y lo digo por varios factores, pero en este caso por uno muy especial: a veces es fácil hacer y desarrollar un estilo realmente jorobado como este, pero es realmente casi un suicidio musical y estilístico en algunos lugares.

Temas alejados de una sociedad donde el rock era (o es, no me meto en política) sólo una mala influencia, donde las letras "místicas" o de "búsqueda" no eran mas bien algo que fuera conveniente bucear, hacen que el progresivo, el experimental cumpla su verdadera finalidad: romper estructuras artísticas.


Sobre el Grupo, sobre Anima Mundi, los refiero directamente al blog amigo Rock & Prog, donde les hicieron una muy buena entrevista y admito que me hicieron saber de su existencia (por ello: GRACIAS!)


Ahora el disco (mi opinión en progarchives):
3.5 / 4 estrellas
Recién termino de escuchar el primer disco de Anima Mundi, Septentrion, del 2002.
Un album conceptual, gaitas y flautas, juegos musicales a lo celta que se mantiene en muchas partes, folk y prog.

Pero debo hacer una salvedad:

me imagino lo dificil que debe haber sido en la isla poner este album, por las letras y el concepto que según dicen ellos:
"...Septentrión es el norte magnético, la guía, la luz, el camino. El disco se concibió como un todo, en un intento de búsqueda de la verdad última, inamovible y eterna. Fue un concept álbum de principio a fin. Cada canción hablaba de una aptitud para con nosotros mismos, indispensable en el camino de la vida..."

O sea, una búsqueda mística alejada del régimen.

pero además nos cuentan:
"...Como he dicho en otras ocasiones, nuestra historia ha redundado en ver cómo se nos acumula material musical, sin la posibilidad de grabarlo. Septentrión cristalizó el repertorio entre lo folk y lo épico. Desde finales de 1997 teníamos parte de la música del álbum, y para 1999 nos faltaba el sonido de las gaitas, que completamos con dos excelentes gaiteros: Regis Rodríguez y Anaisy Gómez. Ellos nos acompañaron en la emblemática canción “Las praderas del corazón”.
Después de varios conciertos, el público seguidor de la banda gustó tanto del sonido resultante que decidimos dejar la tímbrica de las gaitas, el tin whistle y el recorder, más alguna que otra intervención de clarinete junto al sonido clásico de la banda. Así se arreglaron casi todos los temas dentro de este híbrido sonoro, y no fue hasta finales del 2000 que se realizaron las primeras grabaciones del Septentrión, que terminaron en junio de 2001.
Muchos no creerán cómo se llevaron a cabo las sesiones de este disco. Cuba es un país materialmente pobre y para colmo el rock nunca ha contado con el apoyo necesario y arrastra muy poco público. Aunque parezca imposible, no teníamos acceso a buenos instrumentos ni tecnologías de grabación, por lo que terminamos realizando el disco dentro de un cuarto con una modesta PC Pentium 2, excepto la batería que se grabó en un viejo estudio, de donde salió en una mix estéreo… Así y todo, quedamos felices con el resultado. Fue un disco de amor y esperanza…"

Un tema que no me gustó, Caleidoscopio, que creo que desentona con el resto. Luego me pareció bueno, con muy buenos paisajes musicales...


Recomendable aunque no se parezca en nada a su último disco The Way del 2010

Les doy dos pastilitas para que los degusten

la primera suave, cuasi melancólica


la segunda, sinfo prog, con algunas pequeñas estelas espaciales (que buena es Virginia en sus teclados)


Tracks
1. Horizonte (2:02)
2. Por siempre (3:47)
3. Centinela (5:18)
4. Caleidoscopio (2:25)
5. Peregrino del tiempo (11:34)
6. Más allá (5:15)
7. La Montaña del Vigía (4:27)
8. Las Praderas del Corazón (6:36)
9. Tierra invisible (3:53)
10. El Hallazgo (5:47)
11. El Umbral (8:43)
12. Septentrión (11:16)

Músicos:
Roberto Diaz - guitarras eléctricas, acústicas y voces
Virginia Peraza - teclados, programación y voces
Ariel Valdes - batería y percusión
Ariel Angel - bajo
Andremil Oropeza - voz lider
Regis Rodrigues - gaita, recorder
Anaisy Gomez - gaita, recorder, & clarinete





No hay comentarios: